jueves, 12 de mayo de 2011

El Juan Salvador que llevamos dentro

Revisando mi biblioteca, me encontré con un libro que tenía guardado desde hacía 35 años, si bien a veces la memoria puede jugarnos malas pasadas, en este caso particular, lo recordaba muy bien ya que había disfrutado mucho con su lectura. El mismo se llama Juan Salvador Gaviota, fábula en forma de novela escrita por Richard Bach.
Una vez en mis manos, volví a leerlo, descubrí a su personaje, sus enseñanzas de vida, la pasión por hacer lo que le gusta, aprendiendo, practicando, equivocándose una y mil veces, pero sin por ello abandonar la tarea. Y en todo este proceso disfrutando y siendo feliz.

Los invito a invertir 5 minutos de su tiempo en ver este video, un video que es un mensaje a Pedro, el discípulo de Juan Salvador Gaviota.

Mi deseo es que lo disfruten tanto como yo. Tal vez sea este, el tiempo de comenzar a escribir nuestra propia historia... Un abrazo

video

2 comentarios:

Johanna Lopez dijo...

Mariano un placer saludarte... Definitivamente me quede sin palabras con la publicación de Juan salvador Gaviota, tengo para contarte q es uno de mis libros predilectos, ya q demuestra q las ganas, empeño, dedicación son el poder para lograr lo q soñamos a pesar de q muchos se burlen o digan q no seremos capas.. Además de eso las ganas de ayudar al otro a ser mejores, a crecer y aluchar es la esencia de este personaje así como es tú esencia... Aprovecho para dejarte un saludo, recordarte q te pienso mucho y doy Gracias a DIos por haberte colocado en mí camino, espero con ansias el poder verte de nuevo.. Un fuerte abrazo...

Mariano Vazquez dijo...

Querida Johanna, que gusto volver a leerte. Por más que lo deseemos el tiempo sigue su paso y muchas veces viene acompañado por el olvido, en mi caso, sigo recordando con mucho cariño mis días pasados con ustedes y todo lo que me hicieron vivir. Quiero compartir contigo una frase de Juan Salvador Gaviota refiriéndose a la amistad "¡Si nuestra amistad depende de cosas como el espacio y el tiempo, supera el espacio y nos quedará sólo un aquí. Supera el tiempo, y nos quedará sólo un ahora. Y entre el aquí y ahora, ¿no crees que podremos volver a vernos un par de veces?" Un fuerte abrazo, Mariano